domingo, 20 de marzo de 2011

Noticias literarias, eventos, concursos...

En los últimos días me han llegado varios correos informándome de algunas actividades relacionadas con la literatura. Los comparto con vosotros por si os entra el gusanillo de participar.

LA VIE EN ROSE (Italia. 26 de marzo de 2011). Por tercer año consecutivo, tendrá lugar en la ciudad de Florencia el único evento italiano dedicado íntegramente a la narrativa romántica. Además, en esta edición se presentará el número 0 de  ROMANCE MAGAZINE, la primera revista italiana de edición impresa dedicada a al género romántico.

Portada nº 0 Romance Magazine

PRESENTACIÓN EL HOMBRE QUE LEÍA A DUMAS. (Madrid, 25 de marzo de 2011) En la librería Fuentetaja se presentará este libro colectivo de relatos, con la participación entre otros de la escritora Ana Iturgáiz, compañera muy querida mía.



EDICIONES B MÉXICO convoca el Premio B 2011 Hispanoamericano de Novela Juvenil, al que pueden concurrir novelas escritas en español dirigidas al público jóven. El plazo de presentación de originales finaliza el 15 de junio.

CONVOCADO el IV Concurso de Microrrelatos Caja de Ávila. Los participantes deben tener 16 años en adelante.

PRESENTACIÓN LLAVES OLVIDADAS, el libro de poesía de José Ángel García Caballero. El 26 de marzo a las 19.00 en la LIBRERÍA SHALAKABULA (Mislata, Valencia). Una librería estupenda que, entre otras actividades, tiene un club de lectura romántica. ¡Bien por ellos! Y para los niños, el viernes 25 a las 18.00  la librería ha programado un Cuentacuentos a cargo de Isabel Montesinos.

La librería Shalakabula en San Valentín

Mañana lunes, en Sevilla, a las 18.00 el acto POESÍA COMESTIBLE, para celebrar el 21 de marzo como Día Mundial de la Poesía. Con exposición y ¡degustación! de las obras. ¿Os lo pensáis perder?


Como véis, el fin de semana próximo, desde Italia a Madrid, pasando por Mislata (Valencia),  se nos presenta a rebosar de actividades literarias.

Os adelanto también que, con otros escritores, he participado en un proyecto que aúna fotografía y creación literaria. Una iniciativa que están llevando a cabo desde el blog Más que vampiros, junto con el fotógrafo Alexis Pujol. Ya os iré contando más cosas sobre esta nueva aventura.


Llibrería Shalakabula
C/ Dr. Marañón, 3 (46920 Mislata, Valencia)

jueves, 17 de marzo de 2011

St. Patrick's Day. Irlandeses en mis novelas

El shamrock

"—Puede que seas irlandesa. Pedí ayuda a la chica del cuadro, tú me enviaste a la dama del shamrock y gané la partida —le explicó tocándose el bolsillo de la camisa donde guardaba el naipe." DAMA DE TRÉBOLES

Es San Patricio. Y quiero aprovechar para rendir homenaje a Ethan Gallagher y Kenneth Callahan, protagonistas masculinos de DAMA DE TRÉBOLES (Ed. La Esfera de los Libros, 2009) y DELICIAS Y SECRETOS (inédita), que representan a todos los descendientes de aquellos hijos de Irlanda, que a causa de la Hambruna de la Patata, se vieron obligados a emigrar a los Estados Unidos a mediados del siglo XIX.
La presencia irlandesa en tierras americanas ha dejado huella en su cultura y, como tantas oleadas de inmigrantes, fundamental para el curso de su historia. Aunque la gran mayoría se asentó en la costa Este, los irlandeses tuvieron una participación importante en la conquista del Oeste. La línea de ferrocarril de la Union Pacific, tan presente en mi novela DAMA DE TRÉBOLES, fue construída por irlandeses. Y en el Denver de 1884, ciudad y año en que transcurre la novela, ya había barrio irlandés.

Nueva York. St. Patrick's Parade desfilando ante la Catedral de San Patricio

Ellos llevaron también el fiddle (ese que Ethan Gallagher nunca llegó a dominar), peculiar estilo de hacer sonar el violín propio de la música tradicional de irlanda, que constituye la raíz del country, el rock and roll y el folk americano actual.  El cine nos deja ejemplos de ello, como La conquista del Oeste, de John Ford, el tema más presente es la balada renacentista irlandesa "Un hogar en la pradera". O en La puerta del cielo, de Michael Cimino, recordemos el inolvidable baile sobre patines a ritmo de fiddle. Por la importancia que esta forma de expresión musical ha tenido en la cultura de ese país, puse especial cuidado al elegir las canciones que suenan en DAMA DE TRÉBOLES. Tanto Nelly Billy como La chica me olvidó, son partituras originales a fiddle de la época, que en archivo midi se conservan en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Río Chicago teñido de verde el 17 de marzo, día de San Patricio

Los irlandeses llevaron a América también el shamrock, símbolo de irlanda y razón de ser de mi primera novela y el más tradicional de los símbolos del Halloween, Jack-o-lantern (sustituyeron el repollo por la calabaza hueca, por ser ésta más común en el nuevo continente).

"—Qué poco original, llevo una vida entera escuchando ese tipo de insultos.
Estaba tan aburrido de oírlos que ni le afectaban. A pesar de que el lumpen de Five Points pertenecía al pasado, los irlandeses jamás lograrían librarse de la fama de borrachos y pendencieros." DELICIAS Y SECRETOS

Con ellos llevaron también la celebración del día de San Patricio, con un tesón férreo, puesto que al practicar la religión católica, fueron discriminados, mirados con recelo y tachados de violentos (un guiño cinematográfico a esa mala fama: Shean Thornthon, el personaje que interpreta John Waine en El hombre tranquilo, era boxeador). Dicen las malas lenguas que quizá por eso el cuerpo de policía y el de bomberos de las grandes ciudades de los Estados Unidos, por tradición, están tradicionalmente integrados por una abrumadora mayoría de irlandeses (¿recordáis la película Llamaradas y su fiesta de bomberos con bailes gaélicos?). Tuvo que pasar un siglo para que un irish american, J. F. Kennedy, llegase a la presidencia. Se dice que su padre, Joe Kennedy, nunca perdonó el hecho de no ser aceptado en Harward por su ascendencia irlandesa. La película The long grey line muestra las vicisitudes de un inmigrante irlandés que, de camarero, llegó a entrenador de cadetes en West Point (el Marty Maher que en la película interpreta Tyrone Power fue un personaje real y, como él, muchos compatriotas suyos lo tuvieron muy difícil para hacerse un hueco en la sociedad estadounidense).

En San Patricio, hasta la cerveza se tiñe de verde

En Nueva York, fueron ellos quienes promovieron la construcción de la Catedral de San Patricio, orgullo irlandés de la Quinta Avenida; que además, en el epílogo de DELICIAS Y SECRETOS, es el escenario de un peculiar incidente con final feliz. Y, como en muchísimas ciudades, también en la Gran Manzana se celebra la St. Patricks Parade, desde el 17 de marzo de 1762, día en el que la ciudad parece teñirse de verde.

Hasta los cup-cakes se decoran con el shamrock

Si algo me gusta del caracter irlandés es que, por muchas generaciones que pasen, nunca dejan de sentir el apego a sus tradiciones, a sus raíces y a la vieja patria. Por eso Etahn Gallagher y Kenneth Callahan, mis dos protagonistas, lo son. Así, con este repaso a la tradición cultural que he querido dejar presente en mis dos novelas, sólo me queda despedirme con un ¡Happy St. Patrick! que o, en gaélico, Beannachtaí na Féile Pádraig oraibh!

miércoles, 9 de marzo de 2011

Sabor a fresa: tartas, literatura romántica y algo de cine

Auténtico Victorian sandwich sponge cake

"… Eres muy hermosa Linette —murmuró—, el sueño de cualquier hombre.
—No quiero a cualquier hombre.
—Eso está muy bien —dijo con media sonrisa vanidosa—. Vamos a ir despacio, confía en mí.
Linette asintió y echó hacia atrás la cabeza. Ethan se inclinó para besarla con ternura. Con el sabor en los labios a jalea de fresa, aquel beso tan dulce prometía delicias aún por descubrir. Sí, era un buen principio." DAMA DE TRÉBOLES (Ed. La Esfera de los Libros)

El dulce sabor de la jalea de fresa fue la excusa de Linette para destapar su lado seductor y de Ethan para dar el giro definitivo a su, hasta entonces, tormentosa relación. Por eso he escogido un par de recetas en homenaje a ese beso tan romántico de la historia de los Gallagher. Aunque la tarta elaborada por Linette en el estado de Colorado en 1884 debió ser muy parecida a ésta de la imagen. Si os apetece experimentar con sabores tradicionales de los Estados Unidos, aquí tenéis la videoreceta del Cooking Club of America.

Clásica Strawberry Pie americana

Pero hoy prefiero presentaros mi receta preferida. Gracias a Lydia Leyte, golosa amiga, magnífica repostera y mejor escritora (Josetxu, ¡qué suerte tienes y qué bien te cuida!), hoy os traigo el VICTORIAN SPONGE SANDWICH CAKE, que aunque se llama sandwich es una tarta. La preferida de la Reina Victoria para acompañar su té. Un dulce que nos retrotrae a los ambientes de la Inglaterra victoriana, que hacen las delicias de los románticos empedernidos. Si aún no lo habéis hecho, no dejéis de ver LA REINA VICTORIA (2009), una película que os enamorará. La realidad a veces va más allá de la ficción y la historia de Victoria y Albert nos demuestra que el amor es un sentimiento eterno.


La receta de la tarta Lydia la extrajo del libro British Cooking de Carolina Conran (Ed. Treasure Press), y tal cual aparece, aquí la tenéis. La receta de la mermelada de fresas es suya personal y, además, ha tenido el detalle de enviarme este enlace donde podéis descargar adorables etiquetas vintage para rotular vuestras conservas y confituras.

VICTORIAN SPONGE SANDWICH CAKE

Utensilios
  • Dos moldes de 18 cm. Si se usan los de 20cm. Deberán aumentarse ligeramente las cantidades.: 3 huevos, 200 gr de azúcar…
  • Una buena batidora para no perder el brazo batiendo la mantequilla con el azúcar.
  • Cuchara de palo
  • Espátula

Ingredientes

175 gr. de buena mantequilla con media sal.
 175 gr. de azúcar
175 gr. de harina con levadura incluida (self-raising). 
 3 huevos.
Nata montada o un par de briks para montar al gusto de azucar.

Modo de hacerlo

1.- Precalentar el horno a 180º.
2.- Batir muy bien el azúcar con la mantequilla (que, por favor esté un poco blanda, lo que se llama a temperatura ambiente, si no, no hay quien lo consiga), hasta que la mezcla esté pálida.
3.- Añadir los huevos de uno en uno, sin dejar de batir. Esperar a que se absorba uno para añadir el otro.
4.- Echar poco a poco la harina.
5.- Embadurnar de  mantequilla y espolvorear ligeramente con harina dos moldes de 18. cm. Dividir la masa en dos y echar con cuidado en los moldes.
6.- Introducir los moldecitos en el horno y dejarlos durante unos 20 minutos (en todo caso probar con el sistema de la aguja antes de sacarlos: pinchar el bizcocho y si sale limpia, ¡ya está!)
7.- Dejar enfriar.
8.- Montaje del pastel: colocar uno de los bizcochos sobre una fuente, cubrirlo con mermelada de fresa o frambuesa (si son caseras, es ya para morirse de gusto), cubrir con nata montada, cubrir con el otro bizcocho y espolvorear de azúcar glas.


MERMELADA DE FRESA DE LYDIA LEYTE

Conviene aprovechar la época, porque la fruta está en sazón y además podemos hacer un montón de tarros por poco dinero. El sabor no tiene nada que ver con las mermeladas de fresa del mercado, por buenas que sean.

Ingredientes

  • 1 kg. de fresa o de fresón, bien sazonado, pero sin manchas ni roces.
  • ½ Kg de azúcar (para los muy golosos, 600 gr.)
  • Zumo de un limón.
Utensilios
  • Una cazuela, mejor si no es metálica, para evitar que la fruta tan ácida coja sabor. Lo ideal son las de cobre o las forradas de tefal.
  • Una cuchara de mango largo, largo.
  • Una batidora de varillas.
  • Varios frascos de cristal, de los de conservas de toda la vida. En función de la cantidad de familia que haya en casa, coged los más grandes o los más pequeños. Conviene hervirlos antes de usar durante unos 20 minutos para eliminar las impurezas que puedan tener.
  • Una olla Express rápida o una buena cazuela honda para hervir los frascos y que se conserven todo el año.

Modo de hacerlo

1.- Limpiar y trocear la fruta.
2.- Mezclar en la cazuela a capas con el azúcar y el zumo de limón. Tapar con un paño y dejar reposar unas doce horas.
3.- Poner la cazuela al fuego con la mezcla de fruta. Veréis que ha soltado mucha agua, dejarla. Cocer la fruta. Cuando esté bien cocida, pasar la batidora de varillas. No demasiado, para que quede algún trocito que siempre es agradable encontrar.
4.- Hervir a fuego moderado durante unos diez minutos hasta que veamos que la mezcla empieza a espesar. CUIDADO: no dejéis que espese demasiado porque al enfriar lo hace bastante.
TRUCO: poner una cucharada de mermelada en un plato, introducir un momento en el congelador. Sacarla, empujarla con los dedos. Si se arruga es que la mermelada ya está. Apartarla del fuego enseguida para que no se caramelice.
5.- Llenar lo tarros en caliente. Tapar en caliente, y ponerlos boca abajo hasta que se enfríen.
Si se ha hecho mucha cantidad y se quiere conservar la mermelada hay que hervir los tarros: Poner un paño en el fondo de una cazuela, añadir agua hasta que casi los cubra y dejar hervir. 20 minutos para los tarros pequeños.
En olla expres, el tiempo se acorta: menos agua y 8 minutos de cocción.

He aquí una foto de mi versión rápida de la Victorian, elaborada con la inestimable ayuda de Jaime, mi hijo pequeño. Usé un bote de mermelada comprado y acabamos por cubrirla de nata en lugar de azucar glass porque ya que sobraba... eso sí, el toque de añadirle fresones frescos fue un acierto por el contraste ácido que le aporta.

Victorian Sponge Cake al modo de Olivia y Jaime, ¡deliciosa!

Por último, ya que de sabor a fresas hablamos, os dejo el enlace por si os apetece leer mi relato (en realidad, novela corta) "TÚ DE MENTA, YO DE FRESA". Una historia romántica actual que habla del miedo al amor y está inspirada en este paisaje de contrastes de color azul Mediterráneo, verde y rocoso como los veranos de mi infancia y multicolor como las calles que piso cada día.



Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...